5/06/2007

Los cuentos del negro

Este cuento lo escuché hace mucho rato, pero ayer me acordé y junto con mi hermano que también estaba ahí reconstruimos la situación para contarla. Disfrútenla.

El negocio de las corbatas


Desde ese momento quedé asombrado con mi capacidad para negociar. Es que no sea hijueputa. Yo si fue que nací mucho negociador en esta vida. Qué negociazo el que me hice el día en que fui al centro a hacer unas vueltas.

Y es que cuando terminé de hacer todas las cosas que tenía que hacer decidí caminar, buscando algún artículo de mi interés en el mar de piratería más grande y variado que conozco (las calles del centro). Caminé unas cuatro cuadras, antojándome de algo: libros, cidis, gafas, accesorios inimaginables para cualquier celular, había muchas cosas, pero me gustaron las jijuemadres corbatas. Me acerqué tímidamente, y le pregunté a la chica de las corbatas:

- Niña. ¿Cuánto cuestan las corbatas?
- Tres mil cada una.

Ella que me dice eso y mi lumbrera que se alborota, les digo que la vi claritica, y de eso que se me salen las siguientes palabras.

- ¿Y sumercé me deja las tres por diez mil?

- ¡Claro!

Al sentirme que había hecho un negociazo, escogí las tres corbatas menos feas, pagué lo más rápido que pude, le estiré la mano al bus y me subí. Me senté y sonreí con la sensación que tiene uno como colombiano cuando "tumba" a alguien. Pero luego mi cara cambió, y tuve esa sensación que tenemos todos los colombianos cuando nos decimos !Uy Echeverry, como que me tumbaron!.
----


24 comentarios:

Patton dijo...

jajajjjajaja.

Le verdad, se tumbó solito. No se la pudo poner más de papayita a la inocente e ingenua vendedora que no se percató de carencia de matemáticas de quinto de primaria.

Superman95 dijo...

Damas y caballeros, una nueva Ley de Murphy: A la hora de vender ningún cajero se equivoca al dar las vueltas a favor del cliente....Bien por el regreso de los cuentos, no importa que lleguen cada mes. Es como otra ley de Murphy: entre mas poquita sea la porción, mas deliciosa es.

Maria () dijo...

jajajjaa buena esa vallecaucano!! (ya sé que sos rolo pero la frase es un hit en mi tierrita)

saludos sebas

Tita dijo...

jajaja, recomendacion para todos si se toman 7 crevezas y 4 margaritas sidfrutan mas la historia jajajaj

Iki dijo...

jajaja...

madame_web dijo...

jajajajaja parece paisano mio jajajajajajajaja

.::Lucia::. dijo...

jajajaja muy chistoso el cuentico...

El Cuajinais dijo...

jajajaja... buenísimo!.

Yo todavía me burlo de un compadre que una vez hizo un 'negocio' similar comprando unos chiclets en un bus... jajajaja

Un Gerente dijo...

no. . . verdad?
a ver: tres por uno = tres
tres por dos= seis
tres por tres = NUEVE. . .
;)
(mamando gallo)

Ivan Andrade dijo...

JAJAJAJAJAJAJA
Eso si es mucha bestia. Que lo tumben a uno va y viene, pero tumbarse solo...

Muy gracioso. Suerte.

Angelus dijo...

Qué lento el del cuento. Eso ni yo...

Mafe dijo...

Con todo cariño y con todo respeto...
Sumercé papi, no ha pensado en cargar un ábaco entre el bolsillo?
Digo, por aquello de la matemática avanzada de la calle... digo... no?

Juan David dijo...

Jajaja, me causó mucha risa. Qué negociante! Con esa ganga hubiera llevado 4 en 15000!

Lucas dijo...

Jueputa... sali tumbado tambien.

Me tocó leerlo dos veces para darme cuenta del tumbe.

Que verguenza....

catalba dijo...

jajajajajaja, muy bueno, estás como Navarro el de las televentas sumando mal.

Angelita Perversita dijo...

No soy nadie paa reírme de esta historia, también a mi me pasó... de hecho me pasa muy seguido, simepre me embolato con las vueltas, sumo mal y me hago unos tumbes geniales y no son de 1o.000 pesitos... me reí de mí misma al leerla.
Besitos perversitos.

La Encargada dijo...

jajjajaja! Interesante la historia.... Pobre man

Wendy dijo...

Jajajaja... Buen cuento...

Siempre me ha causado gracia la frasecita de " Uyyyy echeverry.... "

A mi también me gusta venir a visitarlo Don Sebastián.

Saluditos

Wendy

Kar-Eq dijo...

Que chimba de negociante, usted es una abeja, claro que 3 corbatas por 10 mil tampoco es q sean caras.

Señorita Decente dijo...

hola... jejejje... que inteligente!

Susana dijo...

que habra pensado la vendedora... se abra reido todo el dia... no se habra dado ni cuenta... o pensaria -uy! que niño tan generoso me dejo propina y todo, a lo mejor le guste...

Galo dijo...

jajajaja y después dicen que la aritmética y el cálculo mental no sirven para nada. Pues para no tumbarse uno solo es muy útil. Saludos.

El Armadillo dijo...

se siente ehhh, porque la cara de pendejo que s ele debio quedar al susodicho....ufff todavía la tendra....

jajajajaaj

eso pasa cuando queremos sacar asi sea a las malas la bendita "malicia indigena"

saludos

Pendiolo dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!
Esas son las cosas sencillas que lo hacen reir a uno!